• Promover el aprendizaje autónomo influencia las estrategias de aprendizaje de los estudiantes

Colombian Teaching & Learning

502


Promover el aprendizaje autónomo influencia las estrategias de aprendizaje de los estudiantes

Solía tener un buen computador con buenos componentes de hardware, pero el Sistema operativo estaba desactualizado y lento para lo que lo necesitaba. Oí de unos amigos y colegas en el trabajo, que había un nuevo y mejor sistema operativo disponible, el cual podría instalar en mi máquina, y ya que no quería contratar a alguien para que lo hiciera, pues había tenido experiencias terribles con técnicos en reparación en el pasado, decidí aprender y hacerlo yo mismo.

Estaba claro que necesitaba algo más de información de cómo hacerlo, así que después de leer algunos tutoriales en línea, traje otro computador y lo conecté a la Internet; también decidí llamar a un amigo mío, quien conocía más que yo al respecto. El me dio algunos concejos muy buenos sobre las particiones del disco y me animó mostrándome a través de tutoriales de video que tan fácil era, también me prestó un disco de instalación del sistema operativo, el cual instalé en mi computador y con mis nuevas habilidades adquiridas pude configurar un sistema operativo que funcionó bien desde entonces.

Soporte

Eso fue, pienso yo, una situación de aprendizaje en condiciones de la vida real, en la cual el aprendiz identificó un problema, marcó su objetivo, seleccionó las herramientas y contactó a un aprendiz más experimentado para que me guiara si fuese necesario. Hoy en día, si algo malo ocurre con mi portátil, siento que puedo buscar una solución y repararlo yo mismo, y lo mismo ocurre con algunos artefactos eléctricos y mecánicos en mi hogar.

Traigo este ejemplo de lo que se conoce como aprendizaje autónomo, también llamado aprendizaje auto dirigido, los cuales difieren mucho del tipo de aprendizaje que ocurre en las escuelas. Como lo explica el diseñador instruccional y profesor de aprendizaje virtual y tecnología educacional, Gregory Francomel auto-direccionamiento tiene que imitar la manera en que las personas aprenden en escenarios reales para que puedan tener habilidades de aprendizaje de por vida necesarias en el mundo de hoy.

.

Algunos autores prefieren hablar sobre aprendizaje auto dirigido en vez de aprendizaje autónomo, ya que dicen que el aprendizaje autónomo es un concepto vago. Sin embargo el profesor asociado en TESOL de la Universidad de Nottingham, Richard Pemberton pudo distinguir ambos términos explicando que la autonomía se refiere a la capacidad de controlar el aprendizaje de alguien, mientras que el auto direccionamiento se refiere al como ese aprendizaje es desarrollado.

Autonomía vs autodireccionamiento

La sociedad del conocimiento de hoy en día y la necesidad de ciudadanos que se puedan adaptar a las condiciones laborales cambiantes, es una realidad indiscutible. En los E.E.U.U por ejemplo, como lo reporta Francom, el número de diferentes empleos que un trabajador tendrá que desempeñar durante su vida continúa incrementándose. También se reporta que las personas usualmente no tienen las habilidades necesarias para desempeñar nuevos trabajos simplemente porque no han sido educados y preparados para ello en las escuelas.

 

 

Al leer el trabajo escrito por el profesor Malcom Knowles, uno logra entender como luego después de la segunda guerra mundial, la educación adulta empezó a desarrollarse bajo el concepto de pedagogía, los estudiantes sentían que las escuelas y los profesores no correspondían a sus necesidades y existían altas tasas de deserción. De esta manera es como apareció el concepto de andragogía como pionero del aprendizaje autodirigido. Investigadores descubrieron que para corresponder a las necesidades y estilos de aprendizaje de los adultos, necesitaban diferentes prácticas de enseñanza.

Construyeron una teoría alrededor de esas prácticas y reflexiones y emergió una nueva metodología “El aprendizaje auto dirigido”, una metodología educativa en la cual la experiencia y los antecedentes eran condiciones para configurar el nuevo conocimiento, el aprendizaje empírico y la resolución de problemas.

Una de las técnicas favoritas eran los experimentos. Se requería relacionar los objetos de estudio en respuesta a las necesidades de la vida real, así como el desarrollo de habilidades para ser más exitosos en todos los aspectos de la vida. Estas suposiciones fueron después sustentadas por tesis teóricas y se creía que una nueva metodología podía funcionar para los niños, dado que muchos de ellos habían demostrado tener habilidades de aprendizaje auto dirigido al ser observados en situaciones de la vida real. Como un ejemplo de ello, piense en el hecho de que los niños no necesitan tomar un curso de cómo usar un teléfono inteligente, pero la mayoría de ellos tan solo lo hacen, simplemente aprenden por sí mismos. Esos eran los procedimientos que se pretendían imitar escenarios de autoaprendizaje.   

Tuve la oportunidad de emprender un programa de maestría con un alto énfasis en auto direccionamiento. Al principio del principio del programa, yo fui una de las personas que mostró mayor desilusión y exigía más acompañamiento y retroalimentación por parte de los profesores, a pesar del hecho de que siempre estaban apoyando y demostrando que la metodología era completamente diferente de lo que conocíamos. Al cabo de un tiempo, desarrollé más autonomía y dependía menos de los profesores para alcanzar mis metas. Entendí que necesitaba cambiar mis propias suposiciones sobre la enseñanza, el aprendizaje y los roles de los profesores y aprendices. Si observamos y pensamos sobre nuestros escenarios de enseñanza, una de las conclusiones ciertas, sería que los aprendices y profesores, usualmente tienen puntos de vista diferentes en cuanto al que, como y cuando aprender un tema, tal cual lo sugiere el lingüista australiano David Nunan.

Si le apostamos a este tipo de metodología de aprendizaje auto dirigido, los profesores deben de ayudar a los estudiantes a descubrir como ocurre el aprendizaje a través de protocolos en voz alta, diarios, y foros de discusión entre muchas otras iniciativas. De esta manera, los estudiantes estarán mejor informados cuando sea la hora de tomar sus propias decisiones de aprendizaje, ya que el profesor no debe de ser el único que tome este tipo de decisiones. Trabajar con estrategias metacognitivas debería ser útil en el corto y largo plazo,  ya que la mejor y más importante lección que los profesores deben enseñar, es como aprender, con este conocimiento, el éxito de nuestros estudiantes estará asegurado.

Cuando se implementa este tipo de metodología, no debe de ser hecho de una manera extrema, algo así como un todo o nada, los estudiantes deben ser inducidos a un cambio gradual de los paradigmas de enseñanza y aprendizaje, los profesores podrían comenzar permitiéndoles expresar qué y cómo aprender. Podría ser seguramente muy significativo y motivador para ellos, el poder tener algún tipo de control y responsabilidad por el orden en el cual las tareas pueden ser hechas, o seleccionar material de estudio para hacer una tarea entre un artículo científico, un artículo de periódico o un tutorial, por ejemplo.

Desde mi propia perspectiva, sugeriría que para iniciar esta noción de auto direccionamiento, deberíamos tener en cuenta el hecho de que la mayoría de las escuelas y los estudiantes hoy en día tienen acceso a computadores y conexiones de internet. El hecho de que los estudiantes se sientan motivados y cómodos trabajando en este ambiente y nuestra habilidad de proveer materiales de autoaprendizaje puede ser una estrategia muy atractiva que pueda generar auto direccionamiento en los estudiantes.

Es muy posible que con el apoyo suficiente, retroalimentación e instrucciones claras, los aprendices puedan involucrarse en controlar sus propios tiempos de aprendizaje, seleccionar y usar herramientas por sí mismos y escoger sus propias metas. De acuerdo al investigador canadiense Gilbert Paquetteeste tipo de metodología favorece a estudiantes con diferentes estilos de aprendizaje y niveles de dominio.

Como parte de mi primer proyecto de investigación en el 2013 (Riascos, 2013), ), el cual se enfocó en evaluación formativa, invité a mis estudiantes a participar y ayudar a diseñar sus propias evaluaciones como un paso hacia la evaluación alternativa. Pude entonces demostrar que, darles el control a los aprendices del diseño de su propia evaluación, estimuló el autoaprendizaje, redujo la ansiedad y les hizo sentir más responsables por su propio aprendizaje. También pude motivarles y ayudarles a aprender a aprender que aquellas prácticas de enseñanza que incluyen actividades de evaluación formativa tales como la autoevaluación, evaluación por pares y portafolios fomentan la autonomía y el auto direccionamiento en todos nosotros, “los aprendices”.

 autonomy class

Finalmente algunas de las prácticas de enseñanza y reflexiones que me gustaría compartir sobre este tema, incluyen por ejemplo la manera en que los profesores tratan los errores, un aspecto que podría ser mejorado, específicamente incluyendo la autocorrección y corrección de pares, son los procedimientos que favorecen la autonomía. Al aprender la gramática, el implementar una metodología de descubrimiento puede también funcionar bien. Para mejorar el vocabulario y la pronunciación, el adivinar el significado del contexto, el uso de los diccionarios monolingües y la familiarización de los estudiantes con los símbolos y sonidos fonéticos, creo que ayudan a promover el auto direccionamiento. Hoy en día todo está cambiando y también lo hace la educación incluyendo sus actores, es por ello que los profesores son agentes primordiales de esa transformación, y deben jugar un rol importante como promotores de ese cambio. El autodireccionamiento es una metodología que sugiere la creación de diferentes materiales y recursos, así como la implementación de estrategias específicas como las mencionadas anteriormente, las cuales ayudan a desarrollar habilidades metacongnitivas o en otras palabras aprender a aprender, y reflexionar sobre los paradigmas relacionados con los roles de los profesores y estudiantes en la educación. 

 

Referencias

  • Francom, G. (2010). Teach me how to learn: principles for fostering students’ self-directed learning skills. In International journal of self-directed learning. (pp. 29-44) Volume 7 N° 1
  • Pemberton, R. & Lam, A. & Or, W. W. & Pierson, H. D.(1996). Taking Control: Autonomy in Language Learning. Hong Kong: Hong Kong University Press, HKU.  Retrieved June 16, 2014, from Project MUSE database.
  • Knowles, M. S. (1980). The modern practice of adult education: From pedagogy to andragogy. Englewood Cliffs: Prentice Hall/Cambridge.
  • Nunan, D. (1999). Second language teaching and learning. Boston: Heinle and Heinle.
  • Paquette, G. (2001) Designing Virtual Learning Centers. In H. Adelsberger, B. Collis, J.
  • Riascos, E. (2013). Students participating in test design: a step forward to alternative assessment. (Master’s thesis Universidad de la Sabana).

  • Comments