Colombian Science & Technology

850


Una perspectiva colombiana sobre la inteligencia artificial.

La necesidad de integrar herramientas y máquinas de trabajo para facilitar las labores del hombre a lo largo de los siglos, ha sido una constante. Hace un poco más de 200 años, con el inicio de la revolución industrial a finales del siglo XIX, sistemas de maquinaria automatizada se empezaron a diseñar y a desarrollar, lo cual produjo un efecto disruptivo en el modelo económico agrario de la época. En 1775 el inventor y empresario inglés Richard Arkwright, precursor de nuestras fábricas modernas, desarrolló entre otros sistemas productivos, un modelo automatizado para la carda del algodón, lo que contribuyó a la implementación de sistemas de producción masiva y líneas de producción en la industria textil. Esta y muchas otras innovaciones de la época generaron entre la sociedad, mayor conocimiento, avances tecnológicos, mayor demanda de materias primas, mejores oportunidades de movilidad y oferta laboral, y en términos generales progreso social. Desde entonces estas ideas y sistemas de trabajo evolucionaron y eventualmente se convirtieron en los robots industriales utilizados hoy en día en múltiples campos laborales.

artificial intelligence

Fuente: Google

R.U.R

La palabra “Robot”, se utilizó por primera vez en la obra de teatro del escritor checo Karel Capek, “Robots Universales Rossum” (RUR) en 1921. El guión de esta obra nos presenta al personaje del gerente general de la empresa RUR, el señor Busman quien recibe una visita inesperada de Helen Glory, la hija del presidente y a quien le dice: “...Los robots no son personas. Mecánicamente son mejores que lo que somos nosotros, han desarrollado una inteligencia enorme, sin embargo no tienen alma” y ella le pregunta, “¿Entonces para qué los hacen? Busman le contesta entre risas, preguntándole al señor Fabry, el gerente técnico, ¿Para qué se hacen los robots? y este le contesta mirando a Helen, Para trabajar señora Glory”. En un pasaje distinto de la producción, otro personaje explica que El hombre debe de ser libre y supremo, que no debe de tener otra meta, ni trabajo ni preocupación que perfeccionarse a sí mismo. Él no debería servirle a nada ni nadie, Él hombre no debería ser una máquina de producción. Él debería ser el amo de la creación.

 

Mientras el ser humano y las máquinas más sofisticadas continúan aprendiendo a ser más inteligentes, productivos, mejorar la calidad de vida y principalmente prolongar nuestra expectativa de vida, en medio de esta revolución tecnológica la habilidad colectiva de resolver problemas se incrementa cada vez más. Recientemente en redes sociales se leía una frase popular que dice que a los estudiantes no se les debería preguntar que quieren ser cuando sean grandes, sino más bien, que problema les gustaría ayudar a resolver. Este tipo de actitud frente a los retos, junto con la masificación de contenidos, información y conocimiento, permite al ser humano ser creativo, innovador y desarrollar nuevas maneras de enfrentar problemas que antes parecían imposibles de resolver. Ahora bien, nuestra capacidad de aprender y recordar estas cantidades masivas de información o data es limitada, así que allí es cuando la tecnología puede ser realmente útil pues facilita el acceso al conocimiento y por ende el desarrollo de nuestra inteligencia, esto se refleja en la conducta de las máquinas y programas robóticos que se están creando con tecnologías de inteligencia Artificial (A.I.).  

En los últimos 20 años, desde que el programa “Deep Blue” de IBM lograra superar al gran maestro Garri Kaspárov en una serie de partidas oficiales de ajedrez, los sistemas de Inteligencia Artificial han evolucionado de tal manera que la perspectiva de que superen el coeficiente intelectual de los humanos ya se vislumbra. Programas asombrosos como “Watson” de IBM que utiliza cognitiva computacional o el programa “AlphaGo” de Google DeepMind que usa apredizaje profundo y aprendizaje por refuerzo recientemente logró vencer al mejor jugador de la última década del milenario juego chino de estrategia “Go”, el coreano Lee Sedol.

Son muchas las disciplinas que contribuyen al desarrollo de la Inteligencia Artificial, desde 1961 cuando se registró la primera patente del “Unimate”, un brazo robótico  industrial capaz de funcionar de manera programada, los programas informáticos han alcanzado desarrollos  asombrosos, Integrando tecnologías como el Procesamiento de Lenguajes Naturales - PLN, el Aprendizaje Automático, “Big Data” o Datos Masivos, y gracias a la facilidad y el mejoramiento de la Interacción Persona-Computadora, cada día es más fácil inclusive decirle al computador de manera verbal, que hacer. Ante esto muchas son las incógnitas y dudas que se generan, ya en la cultura popular abundan historias distópicas sobre circunstancias en las que las máquinas logran imponerse y dominar a los humanos e inclusive respetadas voces de personas como Elon Musk, Stephen Hawking y Bill Gates nos alertan ante los riesgos de escenarios hipotéticos como la Singularidad Tecnológica y la Inteligencia Artificial General.

Fuente: YouTube

Seguramente los cambios en la sociedad producto de las tecnologías disruptivas no se darán todas en un solo momento, sino más bien como producto de los números avances en tecnologías innovadoras que podemos leer están en pleno desarrollo. Así que de manera lenta pero segura tanto los inmigrantes, como los nativos digitales se continuarán acostumbrando a los rápidos y continuos cambios que acontecen a diario, de modo que cuando una idea disruptiva y significativa se genere, las personas no entraran en pánico sino que ya estarán más susceptibles a aceptar cambios de paradigmas y posibles escenarios alternos.

Un tipo de programa o “software” automatizado que realiza su trabajo en internet, son los llamados robots de redes sociales, “Social Networking Bots”, o simplemente “Social Bots”. Este tipo de programa utiliza el Procesamiento de Lenguajes Naturales - PLN y está diseñado para simular conductas e interacciones humanas, esto con el fin de hacer pensar a las personas que están interactuando con un humano y generar tráfico en las páginas de sus sitios Web o redes sociales, aunque también abundan aquellos que vulneran nuestra seguridad informática con fines maliciosos. Seguramente habremos leído más de un artículo escrito en su totalidad por algún “Social Bot” y tal vez hasta seguiremos alguna cuenta en redes sociales administrada por uno de estos incansables trabajadores automatizados.

La cobertura mediática masiva de la más reciente versión de la “Feria de Electrónica de Consumo 2016” en Las Vegas, nos mostró las más recientes tendencias en productos robóticos enfocados a interactuar con las personas en sus hogares y espacios de trabajo, le llaman Robótica Social, pudimos ver desde ideas de máquinas especializadas en mezclar bebidas, guantes controladores de dispositivos basados en gestos, un robot circular que puede convertir cualquier pared o superficie plana en una pantalla de proyección de video y hasta maletas automatizadas que pueden seguir a sus dueños en los aeropuertos y terminales de transporte.  Una de las tecnologías emergentes que demostró sus avances es el reconocimiento facial, y los múltiples usos que esta puede tener en diversos ámbitos. Indagando sobre las iniciativas locales en el campo de la Inteligencia Artificial, pudimos conocer sobre un par de investigadores colombianos que recibieron apoyo del programa “Outreach” de Google a finales del año anterior, esto por el trabajo de investigación realizado sobre el reconocimiento de la expresión facial tridimensional.

Colombian Accents tuvo la oportunidad de conversar con Andrés Romero, quien estudió Bioingeniería en la Universidad de Antioquia e Ingeniería Biomédica, Inteligencia Artificial y Visión Artificial en la Universidad de los Andes y es uno de los investigadores beneficiados del programa de estímulos de Google que fomenta la investigación en diversos campos de las ciencias de la computación en el mundo.

Con el fin de conocer su perspectiva sobre este y otros temas relacionados sobre la educación, el trabajo colaborativo y las oportunidades para acceder al conocimiento más allá del salón de clases, Andrés Romero amablemente nos compartió su opinión en la siguiente entrevista: 

CA:     Hola Andrés muchas gracias por estar con nosotros en Colombian Accents.  Andrés cuéntanos por favor de que parte de Colombia eres y en qué ciudad creciste.

AR:     Hola. El gusto es mío. Yo nací en San Marcos, Sucre. Viví en Medellín siete años. Hace dos años estoy viviendo en Bogotá donde estoy haciendo la maestría acá en ingeniería biomédica y visión artificial.

CA:     Cuando estabas en el colegio, ¿Tú ya sabías lo que querías estudiar en la universidad, o hubo algo o alguien que te influenció a dedicarte a ello?

AR:     Claro que sí. Desde que yo tengo recuerdo de estar muy pequeño, yo siempre quise ser médico. Nunca me interesó nada diferente, ya que mi papá es médico, mi papá es ginecólogo entonces eso era lo que yo veía en mi día a día. Yo iba a pasar un 31 de diciembre a un hospital o un 24 en navidad, yo solo quería ser médico. A medida que fui creciendo, me fui familiarizando mucho con la matemáticas y era muy fácil para mí entrar en ese mundo y en un momento investigando, encontré que había una carrera que se llamaba bioingeniería, encontré así a grandes rasgos, que era como la combinación de medicina e ingeniería, entonces como que me sonó por allí, en algún momento también leí que ese era el futuro que uno iba a hacer corazones artificiales, pulmones artificiales, y bueno siempre mis papás me inculcaron a pensar en grande, como a no quedarse uno o estar restringido por el lugar de origen o por las pocas condiciones que uno tenga, sino como  que bueno, pensemos en grande, ¿un corazón artificial, que hay que hacer? Bueno me metí por ese lado de ingeniería y creo que tomé la decisión acertada porque llevo cerca de diez años desde entonces.

CA:     Andrés, en términos prácticos, fáciles de interpretar, cuéntanos por favor sobre tu trabajo, ¿Qué tipo de tecnología están desarrollando y hace cuánto tiempo trabajas en este proyecto? ¿Cuáles han sido los hitos alcanzados hasta ahora y cuántas personas trabajan contigo en el programa?

AR:     Solamente estamos trabajando el profesor Pablo Arbeláez y yo, el profesor es mi tutor acá desde la tesis de la maestría y fue con quién me presente para los premios de Google. Mi trabajo en sí es, yo darle una imagen a un computador, a una máquina y que esta máquina pueda saber las micro expresiones que hay asociadas a la cara. La imagen obviamente tiene que tener la imagen de una cara, si la persona está feliz pues obviamente entonces va a tener la boca un poco estirada hacia atrás y los pómulos un poco levantados, entonces esa es la idea, poder detectar las micro expresiones que van relacionadas a la cara. Así como esa, hay muchas más emociones y muchos más estados de ánimo que tienen micro expresiones ya específicas; estas existen en todas las caras entonces es muy difícil para alguien poder disimular estas micro expresiones porque están asociadas a todas las personas en sí. Entonces es eso, poder detectar estas micro expresiones y con estas poder determinar si la persona tiene sueño, si dice mentiras, si está triste y de ahí en adelante lo que uno se imagine, básicamente. Lo que nosotros hemos alcanzado hasta ahora en el proyecto que es extremadamente difícil decir esto, que vamos a detectar las micro expresiones y hacerlo no es tan sencillo como suena. Entonces lo primero que nosotros queremos hacer es detectar puntos importantes en la cara, por ejemplo la ceja, entonces tenemos tres puntos en las cejas, en los extremos y en el centro. En el ojo tenemos cuatro puntos, dos en los extremos, uno arriba y otro abajo, en la boca y así, queremos primero detectar estos puntos característicos, y después ver que pasa alrededor de cada uno de esos puntos.  Hasta ahora ya podemos detectar automáticamente 48 puntos en la cara en cualquier cara, tenga la boca abierta, este un poco de lado o esté girada, como sea. Ahora lo que queremos y lo más importante para el proyecto es a partir de estos puntos ver qué pasa. Entonces en eso es como en lo que estamos ahora, no es tan trivial establecer estos puntos.

CA:     Yo me imagino que eres una persona que siempre está en contacto que siempre está trabajando con dispositivos electrónicos, con computadores, con “tablets”, con tu teléfono inteligente. ¿Tú logras desconectarte frecuentemente? Y cuando lo haces ¿qué otra actividad te apasiona para desestresarte un poco del trabajo?

AR:     Para mí es muy difícil desconectarme, de hecho en estos momentos mientras hablo contigo, tengo tres pantallas aquí en mi puesto de trabajo y tengo siempre como un ojo; es muy difícil desconectarme. Cuando lo hago me gusta viajar mucho a lugares en donde precisamente no haya nada de eso. Que no haya señal de internet, nada de celulares, que no haya nada de eso entonces ese es como mi escape, digámoslo así, que no es mucho en el semestre pero trato a veces de sacar un puente y viajo, me gusta agarrar la mochila ponérmela en la espalda e ir a lugares así que tengan poca señal precisamente por eso.

CA:     Andrés y con tantos contenidos que existen hoy en día, ¿Cómo haces para manejar eso? Porque me imagino que los jóvenes hoy en día en los colegios también deben de tener ese tipo de problemas de distracción por tantos contenidos que llegan a nosotros en Internet.

AR:     Si, igual tengo las mismas distracciones, veo las mismas cosas, redes sociales y todas esas cosas, pero yo pienso que es como tratar de saber manejar este tipo de cosas. Yo puede que en algún momento del día esté pendiente de redes sociales, pero estoy también pensando cómo en que, bueno yo tengo que estar aquí y tengo que estar también avanzando en mi proyecto. Puede que yo esté en algún momento en las redes sociales pero eso no me limita tampoco a poder avanzar en esto, lo bonito de esta área también es que uno básicamente le está enseñando a un computador que aprenda, entre comillas, entonces siempre hay tiempos en los que uno espera a que un proceso esté terminando, entonces uno puede dedicarse a un poco de esparcimiento, buscar contenidos, buscar estas otras cosas. Sí, es como saber manejar, saber balancear un poco estas dos cosas.

CA:     ¿Qué opinas tú sobre la hipótesis de una posible singularidad tecnológica, tú qué opinas de eso en un escenario semejante acá en nuestra sociedad Colombiana?

Esto ya es un tema que se ha venido hablando hace mucho. La primera aplicación que se vio en esta área fue aproximadamente en el año 89 cuando quisieron automatizar un poco lo de los códigos postales en Estados Unidos, hicieron como que no existiese alguien que estuviese manualmente clasificando los códigos, y bueno esta fue la primera vez que esto se dio. Desde entonces ha habido muchos cambios, todos han sido muy lentamente. Entonces creo que a la pregunta que si ¿algún día las máquinas tomarán el control y nos destruirán? No, no creo, no está en un futuro cercano y me atrevería a decir que un lejano, faltaría mucho. A la pregunta como que ¿si una maquina me quitaría el trabajo?, bueno eso ya es otra pregunta un poco más plausible, pienso yo. Es un poco más real y es lo que se ha venido presentando. Eso es como el aspecto negativo. Es un debate que se debe de hacer como, bueno si esto puede pasar, que voy a hacer yo. Creo que esto nos abre un mundo nuevo, como ¿qué tan creativo soy yo?, ¿qué otras cosas hago? o si la maquina va reemplazar mi trabajo, ¿yo voy a supervisar esa máquina’. Esa es como una preocupación latente.

CA:     ¿Que podría mejorar en Colombia para facilitar y fomentar proyectos de investigación y desarrollo en áreas tan importantes como la inteligencia artificial y otras ramas de la ciencias de la computación?

AR:     Yo creo que la motivación debe de venir desde muy pequeño, yo pienso que un profesor, un maestro de primaria o de bachillerato puede hacer radicalmente la diferencia, porque muchas veces a uno no lo educan para tratar de cambiar las cosas como están, o tratar de ser alguien en la vida, sino muchos veces como para tratar de salir a buscar un trabajo. Entonces, pienso que una voz de aliento de un maestro, a uno le puede cambiar mucho la vida.  Eso por un lado, por otro lado pienso que aquí, tal como están las cosas ahorita están bastante complicadas en cuanto a hacer investigación y está un poco reducido el presupuesto para investigación, entonces eso muchas veces antes de que uno se quede aquí investigando  en Colombia, decida uno irse también. Hay personas como mi tutor Pablo que precisamente volvió, él estuvo trabajando en la universidad de California en Berkeley, y volvió acá porque quiere empujar también la investigación en este país, y cree y está convencido de que aquí hay talento, entonces bueno ese tipo de cosas también lo motivan a uno como estudiante y como investigador a tratar de sacar adelante el país.

CA:     Yo me imagino que en tu trabajo es muy necesario la habilidad de poder leer y hablar en idioma inglés, ¿estoy en lo correcto? y ¿cómo te ha ido a ti con ese tema?

AR:     Es completamente esencial hoy en día saber inglés y muchísimo más en esta área, lo bonito también de esta área es que todo es libre, si uno quiere ser tomado en serio por la comunidad científica, uno hace un trabajo y uno tiene que liberar el código. Este es mi trabajo con este código me funciona, pruébenlo ustedes, y todo es en inglés, entonces todos los códigos, si uno va a una conferencia, todos los foros, todos los tutoriales que hay en internet, todo absolutamente todo va en inglés. A mí personalmente me ha costado un poco, porque en el pregrado donde yo hice, el inglés no era como tan esencial, fue un examen al final de pregrado bastante sencillo y no era como tan importante. Al llegar a los Andes, acá si ya es una historia totalmente diferente, entonces si me ha costado un poco porque mi tutor también trae como esa forma de ver las cosas de los Estados Unidos, entonces nosotros en nuestras reuniones todo es en inglés. Sí, es algo súper importante que me ha costado un poco, pero ahí voy.

CA:     ¿Entonces sí es posible encontrar este tipo de proyectos de visión artificial por ejemplo, con código abierto y existen comunidades de apoyo que permiten acceder a este tipo de conocimiento?

AR:     Sí claro por supuesto, hay varias universidades que son como las que mandan la parada, digámoslo así, en esta área, entre ellas la Universidad de California en Berkeley, está la Carnegie Mellon, está el Imperial College en London, y todas estas tienen ya grupos de investigación en visión por computador, en los cuales ya ahí colocan, el artículo, el trabajo que hicieron y al lado el código, y un foro también, adicional. Si a uno no le dá por ejemplo, uno escribe en el foro, en esta comunidad son muy amigables, y están pendiente de que las cosas salgan bien y que todo avance, le responden a uno muy rápido si algo no está bien. Si todas las áreas tuvieran este principio, creo que las cosas cambiarían muchísimo en muchas áreas, esa creo que es sin duda una razón principal para que la inteligencia artificial haya cambiado tanto en los últimos cinco años.

CA:     Andrés muchas gracias por acompañarnos en Colombian Accents. Finalmente, ¿qué tipo de habilidades le recomendarías tú a los estudiantes hoy en día aprender, a estudiantes de secundaria por ejemplo, que estén interesados en estudiar y trabajar en proyectos tan relevantes e importantes como lo es la inteligencia artificial?

AR:     Bueno voy a parafrasear un poco a Pablo, que la primera vez que hable con él, me comentó que para trabajar en esta área se necesitan tres cosas, la primera, saber inglés, que le guste y que sepa de matemáticas y la tercera saber programar. Si tú tienes las tres, así sea en un bajo nivel o poco, bienvenido a bordo. Entonces sí, si tú lo piensas, desde el colegio uno puede comenzar a construir estas tres. Inglés en el colegio, si bien algunos colegios no son bilingües, por ejemplo en el que yo estudié muy poco, pero ya las bases creo que son fuertes. Matemáticas, importantísimo saber matemáticas en esta área, si a uno no le gusta, sería bueno cogerle cariño, si le gusta esta área, y programación; ya en muchos colegios enseñan programación, así sea una programación muy sencilla, hay muchos lenguajes de programación en internet y hay muchísimos códigos y muchísimos tutoriales. Hay muchos cursos gratis también, uno puede encontrar varios en coursera, en edx.org  allí hay varios cursos gratis. Uno se inscribe y sigue semana a semana un curso. Y si eso es lo importante, saber de esas tres cosas hoy en día para esta área es fundamental.

CA:     Andrés, muchísimas gracias por tu tiempo y por acompañarnos en Colombian Accents.

AR:     No, muchísimas gracias a ustedes por el espacio también y si me gustaría inspirar y empujar un poco a los estudiantes que lean esto, que si tienen alguna duda o si les gusta esta área o si les gusta lo que hago, que no duden en contactarme yo con muchísimo gusto les responderé, y bueno les podré ser una guía en algún punto, en lo que pueda.

CA:     ¿Hay algún sitio web, algún blog, alguna dirección electrónica donde tal vez alguien que oiga esta entrevista y pueda o quiera contactarte?

AR:     Si claro el grupo de investigación de nosotros se llama biomedicalcomputervision.uniandes.edu.co.

CA:     Muchísimas gracias Andrés, por tu tiempo una vez más.

AR:     A ti, ¡muchísimas gracias!

Links interesantes

  • Comments